Perpetuamente la misma luna.

La necesidad del calor, y es que cuando me abrazas mis problemas desaparecen. Y mientras tu toque queda tatuado en mi…

Y es que sabes donde besar, sabes qué lugar tomar. Siempre lo has sabido, es como si de nacimiento ya supieras. Tal vez pasastes noches trazando cada una de las líneas en mi cuerpo. O tal vez, sólo lo supistes, y yo creo que sí. La manera en la que no necesisastes pensarlo dos veces. 

A pesar de, yo también supe. De todas las noches que te he deseado, y de todas las formas en las que te he pensado. Sólo supe, y creo que tú también… Es algo tan simple y tan complicado a la vez. Quien me hará sentir el deseo, cuando soy yo la que acciona. Qué miras y sabes que ese es el punto, y de sólo pensarlo me entremeses. Sólo tú; has despertado el deseo en mi. Y por la eternidad los demás tendrán que agradecer a gritos por esto. 

Leave a Comment:

SCROLL TO TOP